¿Cómo mejorar la potencia?

entrenamiento potencia

El entrenamiento para otorgar mayor potencia a los movimientos de un deportista no está más lejos de un entrenamiento de fuerza. De hecho, potencia y fuerza son conceptos muy parecidos.

Como la velocidad, sin la fuerza, la potencia no existiría como tal. Se trata de dar la mayor explosividad posible a determinado movimiento o conjunto de movimientos, es una combinación de fuerza explosiva con aceleración, para poder prolongar en el tiempo cierta acción.

El entrenamiento de la potencia se basa exclusivamente en movimientos excéntricos para bajar la carga, es decir, si estamos haciendo un ejercicio de sentadillas con barra, el peso ha de subir en uno (lo más rápido posible) y bajar en cuatro (unos tres-cuatro segundos). Cuando llegamos arriba comenzamos a bajar, justo después del punto de máxima cargada, no nos paramos nunca. Así en cada repetición. La clave realmente es generar cierto daño a las fibras musculares, con el fin de que acaben hipetrofiando, aunque sea levemente, y que se adapten al entrenamiento que le estamos enseñando.

Aparte de los movimientos explosivos y descensos sostenidos, las repeticiones juegan un papel fundamental, ¿El famoso 12×4 no podría ser un 4×12? En realidad sólo tratamos de ir lo más cercano al fallo posible, preferentemente con ejercicios que no sean de máquina (autocargas, barras, mancuernas, cuerdas…). Así cualquier deportista, o equipo mejorará exponencialmente su potencia, adaptando el entrenamiento y dándole la funcionalidad necesaria para el tipo de práctica deportiva.