Mini bandas SKLZ

entrenamiento bandas

Hace unos días en uno de los seminarios en los que estuve recibiendo clase, un gran experto, el profesor Fernando Martín (Universidad de Valencia), estuvo hablando sobre los mejores ejercicios y la forma de hacerloscorrectamente para ejercitar core y piernas.

Me llamó la atención unas bandas elásticas, bastante pequeñas. Las probé y son ideales para trabajar el glúteo medio, isquios, cuádriceps, psoas, y gran parte de la musculatura del tronco, además del tren superior.

Son de la marca SKLZ, aunque supongo que habrá más. No se venden en sitios como decathlon, a pesar de parecer un producto bastante simple. Su modo de utilización con el fin de ejercitar los glúteos y las piernas, es colocarlo por encima de las rodillas (menor dificultad), en el tobillo (dificultad media) o en los pies (dificultad alta). Ya de por sí las bandas son de color amarillo (banda elástica suave), de color rojo (media) y la banda elástica de color negro (muy dura).

Una vez puestas por encima de la rodilla, por ejemplo, puedes hacer cualquier actividad cotidiana con ellas durante unos minutos, además también son muy útiles para hacer ejercicios como sentadillas o peso muerto, ya que aportan resistencia al movimiento y generan tensión muscular. Después de un tiempo con ellas puestas, la diferencia se nota. Los músculos de la zona posterior del muslo y los glúteos están cargados y es muy cómodo una vez que te acostumbras.

Recomendaría empezar por la amarilla, aunque si tienes cierta fortaleza en los glúteos, empieza por la roja. La negra está a un nivel muy superior.

Como he dicho anteriormente, los glúteos son fundamental para sostener el cinturón abdominal y la espalda. De hecho, un elevado porcentaje de la población tiene el glúteo medio débil, esto puede hacer que incluso una cadera esté más alta que otra o provocar problemas de valgo de rodilla.

¿Cómo mejorar la potencia?

entrenamiento potencia

El entrenamiento para otorgar mayor potencia a los movimientos de un deportista no está más lejos de un entrenamiento de fuerza. De hecho, potencia y fuerza son conceptos muy parecidos.

Como la velocidad, sin la fuerza, la potencia no existiría como tal. Se trata de dar la mayor explosividad posible a determinado movimiento o conjunto de movimientos, es una combinación de fuerza explosiva con aceleración, para poder prolongar en el tiempo cierta acción.

El entrenamiento de la potencia se basa exclusivamente en movimientos excéntricos para bajar la carga, es decir, si estamos haciendo un ejercicio de sentadillas con barra, el peso ha de subir en uno (lo más rápido posible) y bajar en cuatro (unos tres-cuatro segundos). Cuando llegamos arriba comenzamos a bajar, justo después del punto de máxima cargada, no nos paramos nunca. Así en cada repetición. La clave realmente es generar cierto daño a las fibras musculares, con el fin de que acaben hipetrofiando, aunque sea levemente, y que se adapten al entrenamiento que le estamos enseñando.

Aparte de los movimientos explosivos y descensos sostenidos, las repeticiones juegan un papel fundamental, ¿El famoso 12×4 no podría ser un 4×12? En realidad sólo tratamos de ir lo más cercano al fallo posible, preferentemente con ejercicios que no sean de máquina (autocargas, barras, mancuernas, cuerdas…). Así cualquier deportista, o equipo mejorará exponencialmente su potencia, adaptando el entrenamiento y dándole la funcionalidad necesaria para el tipo de práctica deportiva.